Desde la única tecnología de punta que ha existido (el condón) hasta la industria ciberespacial y aerospacial, pasando por los biopolímeros, estos materiales se han posicionado plausiblemente en el desarrollo tecnológico de la humanidad.

Para que los que no lo saben, el plástico no es extraído del petróleo, sino de uno de sus subproductos: La Gasolina, a esta se le hace un craqueo (fisión térmica) y de ella se obtiene etileno, propileno, butileno y otros hidrocarburos.

Ventajas:

Peso: Son mas livianos que los cerámicos y los metales en proporciones que oscilan de 1 a 8 veces, y su densidad oscila entre 0.8g/cm3 y 2.3g/cm3 mientras que la del hierro por ejemplo, llega a 7.86g/cm3.
Resistencia a la corrosión y a los agentes químicos: Dependiendo de la estructura que los conformen, los plásticos presentan una fuerte oposición al deterioro por acción de agentes químicos, a la humedad y a la descomposición, inclusive ante los rayos UV.
Superficie: Generalmente lisas y uniformes, lo que los hace fáciles de limpiar.
Producción: Se pueden fabricar en serie, a bajas temperaturas (400 Celsius), requiere pocas operaciones para fabricar inclusive piezas complejas y además, su procesamiento genera una cantidad mínima de residuos.

Revisemos algunos ejemplos (de uso cotidiano) en donde se aplica el uso de los materiales poliméricos:

Lentes de contacto: Polimetacrilato de metilo y policrilamidas.
Carrocerías: ABS (acrilonitrilo – butadieno – estireno).
Cintas para grabadoras: Poliéster.
Persianas: PVC
Flotadores para tanques de inodoros: Polietileno.
Pelotas plásticas: PVC.
Pelos de muñecos: Poliacrilonitrilo.
Salvavidas: Espuma en poliuretano.
Ingeniería de tejidos: Policarbonatos, polianhídridos entre otros.
Suturas e implantes: Poliestar.

Lástima algunas de las implicaciones ambientales, en cuanto a la obtención y disposición final de estos materiales; pero se debe reconocer que estos materiales realmente nos han cambiado la vida en muchos aspectos.

Comentarios como siempre bienvenidos.